Dime como hablas y te diré como es tu realidad – Descubre el secreto para cambiarla

Comparte en las Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

 

“El hombre tiene el poder de cambiar una condición desfavorables agitando la varita mágica de sus palabras”.

(Florence Scovel Shinn)

Si  quieres cambiar tu realidad éste artículo es para ti.

 

 

Tú tienes un poder, un gran poder, pero quizás no lo sabes y no lo estás utilizando a tu favor.

¿Cuál es? La palabra, pensada o dicha, es tan poderosa que crea realidades.

¿Cómo es eso?

La forma como hablas, no solamente dice lo que estás pensando, sino como estás.

Cada pensamiento que tienes es la llave que abre o cierra tu mente hacia las metas y a tu éxito.

 

 

¿De qué forma?

Lo que piensas o dices impacta en tus emociones, en coherencia a eso actúas, esa forma de actuar se convierte a lo largo del tiempo en hábitos y así creas tu realidad, con sus posibilidades y limitaciones.

La circunstancia que tienes en tu vida, en aquellas áreas en donde no estás teniendo resultados exitosos, no es más que la consecuencia de tus pensamientos, tus emociones y tus creencias.

  • ¿Cómo quieres estar?
  • ¿Te enfocas en el problema o en las posibles soluciones?

De la forma en que estás pensando sobre ese tema que tienes que resolver, ¿Te abre a descubrir nuevas soluciones o te cierra toda posibilidad?

 

 

Veamos un ejemplo

¿Para qué estás leyendo éste artículo? Quizás puedas responderme “Para obtener información” y ¿Cómo la vas a aplicar? Si tu respuesta es: “intentar hacer cambios” Tu  respuesta es incorrecta.

Porque si dices que vas a intentarlo, va a tratar solo seguirás intentando y seguirás tratando.

Pero si puedes cambiarla a “Para aplicar la información, para realizar los cambios que necesito”, es diferente, no solo cambia la emoción, sino que hay una clara intención para tomar acción y pedir ayuda en lo que no pueda resolver solo. Para ser un mejor emprendedor y una mejor persona.

Haz la prueba: Piensa o di: Voy a intentar hacerme un té,

¿Qué sensación corporal tienes? ¿Te dieron ganas de levantarte a hacértelo?

Ahora piensa o di: Voy a hacerme un té y veré como me sale.

¿Las sensaciones fueron las mismas? ¿Cambió en algo?

 

 

 

La palabra tiene una fuerza muy poderosa, podemos usarla constructiva o destructivamente. Tiene el poder de sanar, abrir posibilidades u obstaculizar y dañar.

La energía liberada con cada palabra nos afecta a nosotros y a nuestro entorno.

 

 

Debemos tomar consciencia como nos hablamos a nosotros mismos y a los demás, recuerda que el lenguaje genera emoción y si dices: “tengo un problema tremendo”, se desencadena una serie de reacciones bioquímicas para afrontar la angustia, el miedo, la ansiedad y te estresas.

Qué pasa si cambias la frase por “Tengo un desafío” la emoción cambia, ¿no? Y genera la necesidad de acción para superar ese desafío.

Asocia tu trabajo diario como la oportunidad de aprender, para generar posibilidad de aprendizaje.

Toma consciencia de tu lenguaje verbal y no verbal.

 

Recuerda: Las palabras crean tu realidad.

 

Si te repites: “es difícil”,” me cuesta”, seguramente tu vida personal o como emprendedor será cuesta arriba y todo te costará y te será dificultoso.

 

 

Te invito a que comiences a tomar conciencia de lo que te dices y les dices a los demás.

Desde ya te cuento que esto no es difícil sino un gran reto, ya que llevamos casi toda nuestra vida hablándonos de la misma manera. Proponte hacerlo, y de a poco, comenzarás a detectarlo y a cambiarlo y verás como también cambias las cosas en tu vida.

 

Actividad sugerida

¿Qué área de tu vida estás necesitando mejorar?

¿Qué te dices a menudo sobre eso?

¿Qué te repites?

¿Cómo afecta eso en tu vida?

¿Te abre nuevas posibilidades de crecimiento y aprendizaje o te las cierra?

¿Qué de diferente puedes decirte para que te posibilite buscar nuevas posibles soluciones o cambios?

Para terminar te invito a ver éste video .

 

 

¡Espero tus comentarios al pié de página!


 

Recibe todas las novedades directamente en tu correo completando los datos del formulario

Comparte en las Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *