Descubre porque no es malo tener miedo y 4 pasos para hacerlo tu aliado

¿Piensas o has escuchado alguna de éstas frases?

  • “el miedo es malo”
  • “si no fuera por el miedo podría hacer todo lo que quisiera”
  • “ignora al miedo y lánzate”

 

 

Si quieres saber por qué no es malo tener miedo y como convertirlo en un aliado lee éste artículo

 

 

“El miedo es malo”, “si no fuera por el miedo podría hacer todo lo que quisiera”, “ignora al miedo y lánzate”, éstas y otras frases te llevan a menospreciar  e ignorar al miedo, pero estas frases, que algunas pueden formar parte de tus creencias, son verdades a medias.

 

 

¿Cómo es esto? Entonces

¿Qué es el miedo?

 

 

El miedo es una solución biológica primitiva, está allí para nuestra supervivencia, nos protege.

 

Es una a señal que indica una desproporción entre una situación a la que nos enfrentamos y sentimos como una amenaza y los recursos con que contamos, o creemos contar para resolverla.

 

Esta sensación de amenaza tiene que ver con los recursos mentales y emocionales que tememos para enfrentarla. Por ejemplo: una persona que no sabe nadar siente miedo delante de un mar de aguas profundas pero un experto nadador, no.

Entonces, ante esa desproporción sentimos miedo combinado con otras emociones, humillación, vergüenza, enojo, frustración, etc.

 

Pero el problema no es el miedo. El miedo está indicando que existe un problema, el miedo es como la luz roja en el automóvil que se enciende para indicar por ejemplo la falta de aceite, o que su nivel está demasiado bajo. El problema no es la luz roja, sino que esa  luz  nos informa que hay poco aceite y necesitamos resolverlo.

 

 

Es importante, cuando sentimos miedo, que aprendamos a  aprovechar esa señal, y ver qué información nos brinda.

 

 

Muchas veces no tenemos ésas herramientas o recursos para enfrentar esa situación que tememos, pero otras las tenemos “escondidas”, están en otras áreas de nuestra vida y solo debemos re descubrirlas y exportarlas aunque la mayoría de las veces para esto último necesitarás ayuda.

 

Ahora que sabes que cuando sientes miedo hay una información debajo de eso que te dirá que nuevos recursos necesitas, te dejo éstos 5 pasos para que comiences a convertir el miedo en tu aliado.

 

 

4 pasos para convertir el miedo en tu aliado

  • 1) Identifica con claridad y precisión qué te asusta  (la soledad, la exclusión, el rechazo, el abandono, la burla, el fracaso, etc.).
  • 2) Observa cómo es tu aspecto temeroso. (postura corporal, que emociones siente, que piensa).
  • 3) Percibe que emociones y pensamientos se disparan en tu interior cuando estás frente a “tu yo” temeroso.
  • 4) Pregúntale (a tu aspecto temeroso) qué es lo que necesitaría recibir, recursos, habilidades, acciones, de tu parte para sentirse ayudado a crecer y fortalecerse. Para poder permitirte enfrentarte a la situación que temes y poder dar un paso más  hacia adelante.

 

A veces, el paso que tienes que dar del punto A al B es grande, y sientes miedo, haz éste ejercicio, convierte al miedo en tu aliado indagando en éste diálogo interno, que es lo que necesitas  para “bajar la guardia” y poder dar pequeños pasos intermedios de forma más segura.

 

 

  ¡Espero tus comentarios al pié de página!


Recibe todas las novedades directamente en tu correo completando los datos del formulario

Comparte en las Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *