¿Cuál es tu estaca invisible?

Comparte en las Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

 

 “Los que pueden cambiar sus pensamientos pueden cambiar sus destinos”

(Stephen Crane)

 

 

 

 

 

Hoy estoy aquí, compartiéndote otro hermoso cuento para reflexionar.

En ésta oportunidad, uno que te hará reflexionar sobre tus cadenas invisibles. Muchas veces sigues atado a una estaca que ya no está, a conductas que alguna vez te sirvieron pero ya no te protegen, o quizás te encuentras repitiendo pensamientos, frases, conductas de tus padres y abuelos sin cuestionarlas, aunque no seas feliz, quizás, por sus vivencias a ellos le sirvieron, peor hoy, ¿te sirven a ti? ¿te ayudan a impulsarte en tus sueños y objetivos o te atan?

Te invito a leer éste cuento del Psicólogo Jorge Bucay y nos encontramos en las actividades sugeridas más abajo.

EL ELEFANTE ENCADENADO

Jorge Bucay

Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me

gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la

atención el elefante que, como más tarde supe, era también el animal

preferido por otros niños. Durante la función, la enorme bestia hacía gala

de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de

su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante

siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que

aprisionaba una de sus patas.

Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos

centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un

animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la

estaca y huir.

El misterio sigue pareciéndome evidente.

¿Qué lo sujeta entonces?

¿Por qué no huye?

Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los mayores. Pregunté

entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó

que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia: «Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?».

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo, olvidé el misterio del

elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían

hecho esa pregunta alguna vez.

Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio

como para encontrar la respuesta:

El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era

muy, muy pequeño.

Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de

que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus

esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él.

Imaginé que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro…

Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a

su destino.

Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no

puede.

Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer.

Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo.

Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza…

Todos somos un poco como el elefante del circo: vamos por el mundo atados a cientos de

estacas que nos restan libertad. Vivimos pensando que «no podemos» hacer montones de

cosas, simplemente porque una vez, hace tiempo, cuando éramos pequeños, lo intentamos y no

lo conseguimos. Hicimos entonces lo mismo que el elefante, y grabamos en nuestra memoria

este mensaje: No puedo, no puedo y nunca podré.

Hemos crecido llevando ese mensaje que nos impusimos a nosostros mismos y por eso nunca

más volvimos a intentar liberarnos de la estaca.

Cuando, a veces, sentimos los grilletes y hacemos sonar las cadenas, miramos de reojo la

estaca y pensamos:

No puedo y nunca podré.

 

Actividad Sugerida:

 

  • Piensa y anota todas las cadenas invisibles que hoy no te dejan avanzar, que te hacen sentir frustrado, angustiado y frenado. ¿Cómo están influyendo en todos los ámbitos de tu vida, (pareja, amigos, trabajo, económico?

En una escala del 1 al 10 ¿cuán atado te sientes?

 

 

  • Si te atrevieras a dar un paso y te das cuenta que puedes avanzar, que esa cadena realmente no te ata

¿Qué sería posible para ti en cada una de las cosas que anotaste? ¿Qué sueños y metas lograrías?

¿Cómo influiría en todos los ámbitos de tu vida, (pareja, amigos, trabajo, económico?

En una escala del 1 al 10 ¿cuán libre te sientes?

 

 


Recibe todas las novedades directamente en tu correo completando los datos del formulario

Comparte en las Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *