Cómo nos afecta la inmigración de nuestros abuelos

 Si eres descendientes de inmigrantes o estás por instalarte en un nuevo país en este momento, debes leer este artículo para conocer cómo impactó este movimiento en ti o tu familia o cómo impactará si no haces los duelos correctamente o no te abres libremente a lo nuevo.

 

 

 

 

 

 

En Argentina un gran porcentaje de la población es hijo o nieto de inmigrantes, muchos recordarán a sus abuelos o padres evocar con nostalgia su pueblo, sus costumbres, su familia, incluso muchos han muerto añorando volver a abrazar a sus padres o hermanos.

 

 

Estas emociones, estas ansiedades tuvieron y  tienen un efecto en sus descendientes.

 

 

Emigrar  implica un profundo cambio físico, psicológico, emocional y tiene repercusiones transgeneracionalmente, ya que generalmente el duelo por dejar su país de origen e instalarse en uno nuevo puede dejar duelos abiertos.

 

 

Una de las formas de reconocerlo es que la persona está físicamente en ese nuevo lugar pero ausente psicológicamente(con su ser en su país de origen).

 

 

 

Como te comenté anteriormente las implicancias de ser un inmigrante son a varios niveles desde lo:

  • Biológico: El cuerpo se tiene que adaptar a un clima diferente, cambios de horarios, alimentos, y hasta a veces enfrentar nuevas enfermedades típicas de la zona.
  • Emocional: Lejos de sus raíces sienten una gran tristeza y angustia pero la reprimen porque necesitan salir adelante en este nuevo lugar.
  • Psicológico: Existe un gran estrés que puede llevar a desarrollar agresividad, falta de autoestima, inseguridad, proyección, depresión, etc.

 

 

Cuando se mantiene un duelo abierto a lo largo de nuestra existencia, las futuras generaciones lo llevarán en su vida como una carga, sienten que no tienen raíces, que no pertenecen y hasta muchas veces vuelven a inmigrar al país de origen de sus ancestros.

 

Por lo tanto cerrar el duelo no sólo nos beneficia a nosotros, sino a los que vienen.

 

 

¿Cómo lo cerramos?

 

 

  • Si estás siendo la persona que tuvo que emigrar admitir el dolor, la tristeza de la pérdida y hablarlo abiertamente con nuestra familia. Abriéndote a lo nuevo sin juicios. Honrando a tu país de origen y a tus compatriotas.

 

  • Si eres descendiente de inmigrantes y no conoces bien la historia de tus abuelos o padres, averigua cómo llegaron, qué los hizo irse de su país de origen, cómo vivieron, sus emociones. Entiende sin juzgar sus conductas, sus acciones y que dieron lo que pudieron. Acéptalos tal cual fueron, con todo lo que vivieron, integra a los que no conociste y llévalos en tu corazón.

    • Recibe Todas las Novedades directamente en tu correo completando los datos del formulario
Comparte en las Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn